Skip to Content

Comunicado VÍA LÁCTEA al comité ejecutivo de la AEP y a la organización del 66 congreso de la AEP

Comunicado de la Asociación de Madres Vía Láctea ante la noticia de que se ha impedido la entrada de una asistente (pediatra) con su bebé lactante al congreso de la Asociación Española de Pediatría.

Según la OMS, “ ´Las prácticas óptimas de lactancia materna benefician a las madres, los niños y la sociedad en su conjunto, como piedra angular de la supervivencia y la salud infantil. No sólo proporciona todos los nutrientes necesarios para el crecimiento durante los primeros seis meses de vida, sino también la protección frente a muchas enfermedades infantiles que ponen en riesgo la vida, y protege frente a algunas enfermedades no transmisibles más tarde en la vida. La lactancia materna contribuye al desarrollo del niño, al logro educativo y al bienestar económico.”
Éste era el principio de la presentación de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017 celebrada hace muy poco tiempo.
Como, según la OMS,  la promoción de la lactancia materna es una cuestión de salud, creemos que DEBE ser la bandera de una asociación tan importante como es la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA, que engloba a los médicos que cuidan, velan, investigan y protegen la salud de los bebes y niños de este país, el futuro de nuestra sociedad.
Desde la  asociación de madres más antigua de España, VIA LÁCTEA, queremos manifestar nuestra inmensa sorpresa ante la noticia publicada en los medios,  en la que se cuenta  que la asociación nacional de pediatras de nuestro país ha impedido a una madre, profesional, en ejercicio de su vocación, el acceso con su bebé lactante de 3 meses a un congreso anual de pediatría.
Como grupo de apoyo, creemos que este bebe tiene derecho a estar próximo a su madre, y ésta, a concilidar su formación y desarrollo profesional, así como todas las madres. Creemos que esta madre, profesional,  debería ser un ejemplo y un orgullo del cuerpo de pediatras, por hacer el inmenso esfuerzo de  asistir a un congreso en el que se van a tratar supuestamente formas de mejorar la salud de la infancia, llevando a su bebé de 3 meses, el cual depende absolutamente del cuerpo de su madre. La lactancia de este bebé debería ser un símbolo de amor, salud y cuidado de la infancia.
Y en lugar de ello, se le impide su entrada e invita a abandonar el edificio.
Justificar ese acto,  con un comunicado en el que se explica  que un bebé lactante no está acreditado para entrar en un congreso de pediatría es absolutamente absurdo y fuera de contexto, y si un bebé de 3 meses no puede ser expuesto a la publicidad de la industria de la alimentación y la medicina infantil, es, cuando menos, preocupante.
Desde Vía Láctea, pedimos a la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA, un gesto de rectificación del error y la toma de medidas para que este error no vuelva a ocurrir, como una asociación garante de la profesionalidad, el buen hacer y los desvelos de los magníficos pediatras que la componen.
ASOCIACIÓN VÍA LÁCTEA
13.06.18