Esta carta escrita aquí, en la tierra, desea llegar a ti como volando desde el cielo.

Con ese deseo la escribo.

Conozco el dolor de la pérdida del bebé que esperaba, la he sentido en mis entrañas, en mis huesos.

¿Cómo comprender el misterio de la muerte?

MADRE conozco tus sentimientos: tu cuerpo que estaba abriéndose a la vida esperada, se cierra de golpe para que nazca la muerte inesperada

Escribo esta carta con la ayuda de mi hija Cilia, ella es quien se dirige a ti, yo sólo he puesto mi mano dejándome llevar para escribir.

Cilia y yo permanecimos juntas durante los nueve meses de gestación que habitó en mi vientre.

Cilia murió cuatro días antes de nacer.

Cilia nació sin vida; un nudo en el cordón umbilical fue la causa de su muerte. Vivir el nacimiento de Cilia ha sido para mí una puerta abierta al cielo, y de eso hablo en el librito “Abrazar la muerte cuando se espera la vida”

Cilia sólo estuvo en la Tierra nueve meses, y ahora dieciocho años después escribimos ella y yo en su nombre, esta carta para ti, con el deseo de que la paz y la esperanza vuelvan a tu corazón.

Descargas
Año de publicación
Tipo de documento
Publicación
Autores/Editores
María Jesús Blázquez